--

viernes, 3 de julio de 2009

En Bautzen, capital del territorio Sorbo, se reunieron siete culturas en torno a la danza

Danzas UIS recorrió Lausitz, una región que lucha por conservar su identidad

Las secuelas de la segunda guerra mundial y el muro de Berlín aún están presentes en las formas de vida, arquitectura y cultura de los Sorbos, habitantes de esta zona del país germano que intenta preservar sus costumbres e idiosincrasia a través del lenguaje propio, los medios de comunicación y las expresiones artísticas como la danza, que se manifiesta con todo su esplendor en el Festival Internacional del Folclor.

El edificio de la ópera, ubicado en centro histórico Dresden, fue uno de los sitios visitados por los integrantes del grupo de Danzas de la UIS luego de su participación en la VIII versión del Festival Internacional del Folclor de Lausitz.



Por Luis Alfonso Cárdenas

Luego de compartir con agrupaciones de Austria, República Checa, Hungría, Bielorrusia, Georgia, Eslovenia y 11 delegaciones de la comunidad Sorba, el grupo de Música y Danzas UIS finaliza su primera participación en la VIII versión del Festival Internacional del Folclor de Lausitz con un recorrido por la histórica ciudad de Dresden, donde arquitectura medieval y edificaciones reconstruidas luego de los bombardeos e incendios ocasionados por la guerra, se funden con la tecnología y modernidad para dar cuenta de su grado de desarrollo y progreso luego de la tragedia.

El desfile inaugural por las calles de Bautzen, capital de la región de Lausitz, recorrió las calles más importantes de esta ciudad que concentra la cultura Sorba, donde el principal objetivo es mantener y preservar las costumbres y tradiciones de esta comunidad.


Techos, monumentos, iglesias y algunas calles de la ciudad se encuentran recubiertos de negro debido a los cinco días de intensas llamas que sufrió como consecuencia de dos ataques militares. También se puede apreciar que algunas paredes se levantaron con diferentes materiales generando una especie de rompecabezas, en el cual se mezclan lo rústico y elaborado, piedra y concreto que se manifiesta a través de sus fachadas y logra transportar al transeúnte por la historia y hacerlo partícipe de la evolución de una cultura que genera parte de sus ingresos gracias al turismo.

Con el recorrido por Dresden, enmarcado en las actividades propuestas por el Festival de Lausitz, la delegación colombiana culminó el encuentro, la convivencia e intercambio con la comunidad de los Sorbos, un pueblo que, aunque influenciado constantemente por la cultura alemana se resiste y niega a desaparecer.
Unos 40 o 50 mil Sorbos viven en esta región del este alemán donde el socialismo aún rige la economía del sector incluso después de la caída del muro de Berlín, aunque en menor proporción. Llegaron desde los Urales hace poco más de 6 siglos y han sobrevivido al exterminio de la guerra y soportado el desplazamiento y marginación que se dio con la división del país en las dos Alemanias.

En Espreewald, una de las poblaciones de la Lausitz baja y cuya economía gira en torno al turismo que generan los paseos por los canales del río Spree, Danzas UIS cumplió su tercer día de trabajo por el primero de dos festivales alemanes.


Estas personas con características alemanas, altos, blancos, de ojos azules y rubios hablan dos idiomas oficiales, sorbo y alemán; en la radio y televisión ciertas horas de programación se dedican a la divulgación de su cultura, idioma y costumbres; además, existen escuelas y una Casa de los Sorbos en la cual se centralizan muchas de sus actividades como resultado de la organización comunitaria que ha logrado. Allí se promueve la literatura sorba, la música, danza entre otras actividades que hacen parte del proyecto por preservar lo poco que queda de sus raíces. LEER MAS >
--

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...