--

martes, 27 de enero de 2009

Turismo PAISAJE CHARALEÑO

Colombia.
Vista del Páramo La Rusia

La topografía Santandereana Presenta atractivos si quienes estamos inmersos en ella, no comprendemos el por qué personas cultas, que han recorrido muchos países, la estiman como atractivo y después de conocerla desean regresar a ella.

La población dura fundada en la cuarta década de 1400, no es ajena al tan importante apreciación, porque cuando el turista llega por los lados de la población de Con fines, domina con la vista en el horizonte, los cerros de la Jabonera que protegen otro pequeño poblado que se denomina Ocamonte, y entre nubes y neblina pierde en la distancia la prisión con el grato paisaje del amanecer en cielo con arrebolesen algunos amaneceres o en la caída del sol.los montes le pintan al firmamento líneas onduladas que contrasta en el verde y divisas y de los terrenos con el azul del infinito.

Enhiesta se levantan dos torres que construyó el presbítero Pedro Elías Tapias, las cuales sobresalen en el caserío que parece esconderse entre arbustos y árboles frutales, delineándose en el valle, divisiones geométricas que reflejan las propiedades de ganaderos y labriegos con pequeños puntos blancos que denuncian la presencia de dehesas a la par que configuraciones variadas que se forman por los árboles que protegen hilos de agua que descienden innumerables, de las laderas de los montes y que cuando se llega a ellos , al correr las aguas emiten imperceptibles sonidos que gratifican el espíritu.




La cordillera que delimita con Boyacá, aparece imperceptible porqué la cubre densa neblina que sólo permite ver donde empieza la montaña, ver bosques a los cuales probablemente no haya llegado la mano del hombre. El paisaje irregular en colores y formas a quien se deleite con la naturaleza le produce ensoñación. Además en el paisaje dos ríos que descienden por el suroeste y el noroeste: el Táquiza y el Pienta que enmarcan la población y forman el río Fonce que rinde tributo al Suárez en los límites con Páramo Ocamonte y San Gll, dejando la parte alta las laderas de Encino y Gámbita, y en el ocaso en la cuesta, el municipio de Oiba. La flora y la fauna aún tiene especie por clasificar, también puede ser atractivo para científicos y estudiosos. Volver a Inicio >

--

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...